Presentación a la “Búsqueda de amor es ya un encuentro”

El maestro Pompilio Iriarte (Angel Marcel) presentó su libro en Las Lineas de su mano 9. Compartimos sus palabras de ese día como una hermosa lección de trabajo y humildad, de amor por la palabra y sus formas de hoy y de siempre. 

 

Pienso en Notre Dame. Pienso en los maestros albañiles que la construyeron. Pienso en aquel momento de un día de 1345, cuando alguien, anónimo, puso la última piedra de esa catedral prodigiosa. Casi dos siglos antes, en 1163, otro maestro albañil, también anónimo, puso la primera piedra. Se necesitaron 182 años para que el mundo viera, completa, la perfección anónima de ese poema en piedra o, mejor, de ese poema a la piedra.

libro-de-pompilio

Que se sepa, ninguno de esos albañiles y maestros de obra ha reclamado la autoría de la maravilla. Quienesquiera que hayan sido, se habrán conmovido al contemplar el prodigio salido de manos tan humildes sin otro mérito que la maestría y el perfecto dominio de su oficio.

Como los obreros de Notre Dame, no soy gran cosa: a duras penas un artesano que honra la palabra como el albañil honra la piedra. Escribí un pequeño libro que pronto se olvidará. Lo escribí como homenaje a la persona a quien está dedicado, Uriel Nyorai, Ángel y Buda. Muy pocos advertirán el extremo cuidado con que fue escrito palabra a palabra. Muchos dirán que es anacrónico. En efecto lo es, pues al parecer no tiene mayor sentido escribir hoy como los maestros del Siglo de Oro español, excepto para ocultar y atestiguar la emoción de no haber hallado mejor manera de expresar el amor: “Si crees que por amar te deben tanto, / mira el tigre nostálgico al acecho, / flecha y arco y afán de cazadores / saltando precipicios de amaranto, / y verás que no exige su derecho / de ingresar a la historia de las flores. //”

Dejo constancia. No exijo ingresar a la historia de las flores.

Angel Marcel

 

pompilio-lineas-de-su-mano

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *